Avril Lavigne quiere recuperar su vida tras casi una década desmintiendo que esté muerta



En el marco de la celebración del 35 aniversario de Avril Lavigne,  la sección de moda del diario El país, ha dedicado un articulo completo para hablar acerca de como Avril Lavigne supera la enfermedad de Lyme y regresa a al escena musical para desmentir la teoría que afirma que murió y fue sustituida por una doble, aunque el tema ya ah sido lo suficientemente empalagoso, El País ha redactado la nota que vale la pena leer por el contenido que recopila los grandes sucesos en al carrera artística de la canadiense.

Echa un vistazos a continuación al articulo completo:


Avril Lavigne quiere recuperar su vida tras casi una década desmintiendo que esté muerta

La que fuera todo un icono generacional gracias a éxitos como Complicated o Sk8er Boi lucha por recuperar su estatus de estrella tras superar una enfermedad que la apartó de la vida pública.

Pocas retóricas explican mejor el caso de Avril Lavigne que el hecho de que la herramienta predictiva de Google ofrezca la palabra ‘muerta’ como segunda opción al teclear el nombre de la cantante en el buscador. Otros resultados, como ‘2019’ o ‘enfermedad’, no hacen sino reafirmar la locura detrás de una de las teorías conspirativas más absurdas pero arraigadas de la era digital. Hace ocho años –aunque hay quienes sostienen que las primeras conjeturas empezaron en algunos foros allá por 2005–, un portal brasileño llamado Avril esta morta publicó una serie de hipótesis que probaban que la cantante pop-punk se había suicidado en 2003, siendo sustituida a petición de la discográfica por una doble para no echar a perder el negocio millonario detrás de la intérprete de Complicated. Lavigne ha estado varios años desaparecida de la esfera pública, sí, pero por una grave enfermedad que la hizo estar encamada durante meses. Más cerca de un episodio de bullying que de una mera caricatura, así es como las redes sociales nos hicieron olvidar a un icono millennial por excelencia.

Siempre quise ser yo misma, escribir las canciones que quería escribir y vestir cómo yo quería vestir. Cuando entré en la industria todo el mundo enseñaba el vientre rodeado de bailarines, haciendo pop azucarado, y yo era muy diferente

 Afirmó Lavigne en Billboard.

Luciendo Dickies y Converse, muñequera de skater y ristra de pulseras, eyeliner negro bien marcado, camiseta de camuflaje y pelo liso tabla, una desconocida canadiense de 18 años se convirtió de la noche a la mañana en la última cantante de moda y, sobre todo, en un mito generacional. Esta princesa emo punk supo conectar con todos aquellos jóvenes que miraban con escepticismo a las lolitas del mainstream –Britney Spears, Christina Aguilera– que a principios de siglo copaban las listas. Con su álbum de debut, Let Go, el cuarto mejor de la década según Rolling Stone, vendió más de veinte millones de copias y se convirtió en un referente que los artistas de nuevo cuño reivindican hoy con entusiasmo.

Charlie XCX fue explícita: “Su primer disco cambió mi vida”. No es la única, algunas de las figuras emergentes de la música en 2019 como Graace, Phoebe Bridgers o la mismísima Billie Eilish han confesado la influencia decisiva que los éxitos de la artista tuvieron en su trabajo. La intérprete de bad guy demostró hasta que punto llega su fanatismo por la canadiense publicando varias historias en Instagram en las que inmortalizaba su emocionada reacción al enterarse de que Lavigne no solo la seguía, sino que la había felicitado personalmente por su disco. A las puertas como estamos de la nostalgia dosmilera, como ya han avanzado las Nike Air Max, los pantalones de campana o Troye Sivan con su éxito 1999– pocos artistas como la de Sk8er Boi merecen el tributo.


Este pasado viernes, la cantante cumplió 35 años viviendo el mejor momento personal de la última década. En febrero publicó su sexto álbum de estudio, Head Above Water, más de un lustro después del último. Entre 2014 y 2018 sus apariciones públicas pueden contarse con los dedos de una mano. Los que se negaban a creer la historia de la doble, pensaban que se había retirado de la música definitivamente. En una carta publicada en su página web con motivo del lanzamiento del disco, Lavigne confesó que el motivo real de su huida se debía a la enfermedad de Lyme. Una infección bacteriana que le transmitió la picadura de una garrapata durante la gira de su anterior disco y que la tuvo recluida en su casa durante cerca de un par de años con dolores insoportables. “Una noche pensé que me estaba muriendo, y yo había aceptado que me moría. Mi madre se tumbó a mi lado y me sujetó. Sentí que me estaba ahogando”, escribió la artista, que hoy vuelve a subirse a los escenarios y da nombre a una fundación que ayuda a concienciar y recaudar fondos para la lucha contra la enfermedad.



Su volatilización de la vida pública durante los últimos años no ha ayudado precisamente a que Internet descartara por fin las teorías conspirativas sobre su muerte. Todo lo contrario. Un vídeo de Youtube que explica de manera pormenorizada los fundamentos de la cruel hipótesis cuenta con más de ocho millones de reproducciones en la plataforma. No es el único. La creencia popular es que la Avril Lavigne original no podía sobrellevar la atención mediática que despertó su primer disco y los responsables de la discográfica, Arista Records, decidieron contratar a una doble de cuerpo llamada Melissa Vandella para sustituirla en sus compromisos con los medios. A finales de 2003, cuando empezaba a trabajar en el que sería su segundo disco, la artista decidió –según la teoría– quitarse la vida tras haber sufrido una fuerte depresión a causa del estrés y de la muerte de su abuelo, al que estaba muy unida. Los conspiranoicos aseguran que la discográfica decidió ocultar el fallecimiento y sustituirla a tiempo completo por Vandella para continuar con el negocio. El cambio de estilo que supuso la canción Girlfriend de su tercer disco y la consiguiente promoción ante los medios, más ‘centrada’ y optimista que sus antecedentes emo melasudatodo, supondría la prueba más clara de la permuta.



Los usuarios fieles a la teoría añadieron más pruebas: pecas y lunares que ya no estaban, nuevos tatuajes, mensajes ocultos en las canciones, una escritura a mano diferente e incluso sostenían que la forma del ojo era distinta. Durante estos ocho años, a los creyentes no les ha valido la confirmación constante por parte de la propia cantante de que sigue viva y coleando. Al ser preguntada en 2018 al respecto de la hipótesis, Lavigne se limitó a mostrar su cansancio y extrañeza: “Sé que alguna gente piensa que no soy mi ‘yo’ real, lo que me parece muy raro… ¿por qué alguien pensaría eso?”. Que Internet dé por muerto a un famoso aleatorio cada poco tiempo es casi ya un lugar común del enfermizo entorno digital, pero nunca una fake news de este calibre había perdurado tanto como la relacionada con la canadiense. Una vez recuperada por completo, quizá Lavigne pueda convencerlos con otra ristra de grandes éxitos.

Carlos Megía, El país